miércoles, 29 de marzo de 2017

EL RELOJ MÁGICO


En Hadalandia vivía un hada llamada Andrea. Un día Andrea paseando por un sendero del bosque, se encontró, una puerta mágica.
Al abrir la puerta se adentró en una casa encantada en la que estaba todo desordenado y sucio. En el recibidor encontró un reloj mágico que le hablaba y le dijo que le concedería tres deseos.
Andrea pensó en el primer deseo, pues tenía unos cabellos muy largos y un peine de oro pidió, El reloj le concedió el deseo. Estaba feliz porque iba a peinar sus cabellos con un peine dorado. 
Pensó en el segundo deseo ese será para un vestido de flores bien colorido y se le concedió.
Para el tercer deseo quiso un espejo rosa para que siempre su vida fuera color de rosa....pero algo falló y en su lugar apareció una malvada bruja. 
Congeló con su varita a todas las hadas del Reino.., pero, gracias a los poderes del Mago Cornelius que vivía en el Reino de Magolandia descongeló a todas las hadas.

Y apresó a la bruja malvada que quedó en una celdad por muchos años.
Y todos en el Reino de Hadalandia y Magolandia vivieron tranquilos y felices.
Y por supuesto, Andrea devolvió todos los regalos y su único deseo fues disfrutar de la pequeñas cosas que le ofrecía Hadalandia.


FIN


Cuento escrito por : Sandra Berná Zaplana  y dedicado a su amiga Andrea.



domingo, 13 de noviembre de 2016

Caprichosa: las aventuras de Ladybug

Os presento una nueva serie que está gustando mucho a los niños, especialmente, a mi hija. Ella quería que la entrada en el blog fuera un especial de Marinette, más conocida como Ladybug. 
Pues aquí os presento este especial cargado de historias y actividades para los más aventureros....

Conoce a ....



Una de aventuras...













Actividades...


Dibujos para colorear...






domingo, 17 de abril de 2016

Cinco cuentos dedicados a mamá...

"Madre no hay más que una", así se refleja en estas historias cargadas de generosidad, de dolor, de ternura...pero sobretodo, de AMOR, ése del que son capaces de entregar las madres. A ellas van dirigidas estas cinco historias...


1. Olor a mamá...

Bigotis es el más joven de los siete hermanos que ha parido mamá ratona y, a pesar de ello, se comporta con una audacia y un desparpajo que lo diferencia de los demás; todas las noches mamá ratona sale a busca alimento, pero una noche no vuelve y Bigotis, que no puede soportar la incertidumbre, va
en su busca.


Aquí empieza la odisea de un pequeño ratón por un mundo desconocido en el que va a encontrarse en todo tipo de situaciones y con una gran variedad de personajes: Esteban y Angustias, los malvados dueños de la casa en la que vive la familia de ratones, Maximiliano, un viejo agriado y envidioso, Rita Paniagua, una cantante frustrada, un gato casero que lo engaña y planea cazarlo para complacer a su dueña, la elefanta Anastasia que no puede superar su aversión a los ratones o Margarita, una bibliotecaria gracias a la cual el ratoncito protagonista descubre cómo, cuándo y dónde puede encontrar el olor de su mamá que durante tanto tiempo ha estado buscando. Todos ellos, en mayor o menor medida, irán conformando la personalidad del protagonista, que se ve obligado a madurar a golpe de circunstancias, por adversas que éstas sean.
Olor a mamá de Ricardo Alcántara es una historia muy aprovechable porque es capaz de abordar de un modo suave –incluso tierno– temas tan importantes como la muerte, la marginación, la soledad, la incomprensión, la incapacidad para superar las propias fobias o el valor de la lectura como ventana de apertura al mundo, y además cuenta con unas ilustraciones de Montse Tobella que resultan idóneas para reflejar el espíritu de esta instructiva y bonita historia.

domingo, 17 de enero de 2016

El libro que se sentía solo...de Kate Bernheimer e Ilustrado por Chris Sheban.



El libro se sentía feliz cuando lo leían, y a menudo algún niño se lo llevaba a casa. Pero el libro fue envejeciendo y ya casi nadie lo sacaba del estante de la biblioteca. Hasta que un día, una niña encontró el libro solitario y empezó a leer aquellas páginas gastadas...
* A partir de 5 años
























Cuando el libro vio la habitación de Alicia y el estante donde iba a pasar la
noche, junto a muchos libros que conocía de la biblioteca, y algunos nuevos
que no había visto nunca, se puso muy contento.
Durante seis noches, el padre de Alicia le leyó el libro a la hora de dormir...
Cuando llegaba a la última página, la que faltaba, siempre inventaba un final feliz
con unas hadas que bailaban con la niña alrededor de la seta.


Y el libro solitario echaba de menos a Alicia. Aunque los libros estuvieran bien cuidados en el sótano, 
el lugar era muy oscuro. El libro se sentía más solo que nunca.





lunes, 31 de agosto de 2015

La escritura como terapia: ¿Para qué escribe uno, sino es para juntar sus pedazos?...




El 11 de febrero de 1963, Sylvia Plath, considerada una de las escritoras más dinámicas y admiradas del siglo XX, se suicidó por intoxicación con monóxido de carbono al inhalar gas de cocina en su residencia en Londres. Plath había padecido, durante gran parte de su vida, los síntomas de una severa depresión atribuida por los biógrafos a una personalidad bipolar, agonía claramente plasmada en su legado literario: una única novela, “La Campana de Cristal”, así como numerosos relatos y poemas publicados antes y después de su muerte. En uno de sus textos, llamado “Elm”, Plath escribe: “Estoy aterrorizada por esta cosa oscura que duerme dentro de mí. Todos los días siento su suave giro como si fueran plumas, su malignidad”.
A pesar de las tendencias suicidas presentes en su comportamiento desde muy joven, Sylvia manifestaría, en cierto punto de su vida, que al escribir establecía contacto con la parte más saludable de sí misma (Collingwood, 2013), confesión en la que más adelante se basaría el psicólogo de la Universidad de Texas, James Pennebaker, para referirse a los efectos positivos de la escritura creativa en la salud mental. “Es muy posible —sostiene Pennebaker— que escribir poesía haya mantenido a Sylvia Plath con vida por más tiempo del que hubiese vivido sin la poesía” (Smith Bailey, 2003).
Sylvia Plath con sus hijos Frieda y Nicholas. Bonita imagen Plath jugando con sus hijos, fruto de su malogrado matrimonio con Ted Hughes. 
Charles Dickens, Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald, Emily Dickinson, John Keats, Virginia Woolf, Edgar Allan Poe, Leo Tolstoy, Franz Kafka, Alejandra Pizarnik, Ernesto Sabato, Sylvia Plath. Son algunas de las mentes creativas más elevadas de la literatura universal que, además, experimentaron en algún momento de sus vidas las repercusiones de un desorden mental, principalmente, la ansiedad y la depresión.
El novelista Graham Greene, por ejemplo, cuyo trastorno bipolar le conducía regularmente a episodios de conducta auto-destructiva, llegó a referirse a la escritura como “una forma de terapia, un sentimiento sin duda compartido por un sinnúmero de escritores” (Hinsull, 2013).
Durante el holocausto, Frankl estuvo recluido en un campo de concentración donde recopiló sus experiencias en más de una docena de notas escritas en taquigrafía. En su obra resultante: “El hombre en del sentido”, Frankl se refiere a este proceso de transformación de los hechos a la palabra escrita como una de las razones que le motivó a seguir con vida.
Beneficios del empleo de la escritura:
  • Una mejora en el funcionamiento del sistema inmunológico
  • Reducción de la presión arterial
  • Mejoras en el estado de ánimo
  • Sensación de un mayor bienestar psicológico
  • Disminución de síntomas depresivos
  • Reducción y/o evitación de síntomas post-traumáticos
  • Mejora de la memoria de trabajo
  • Mejora en el rendimiento deportivo 





sábado, 22 de agosto de 2015

El club de los poetas muertos

El libro


10 lecciones de vida que nos enseñó 'El club de los poetas muertos'
Carpe diem, aprovecha el momento
"El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, no alocadamente, sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida". 
Nadie tiene la verdad absoluta                            
"La verdad es como una manta que siempre te deja los pies fríos. La estiras, la extiendes pero nunca es suficiente. La sacudes, le das patadas, pero no llega a cubrirte. Y desde que llegamos llorando hasta que nos vamos muriendo, solo nos cubre la cara, mientras gemimos, lloramos y gritamos".
La libertad está en los sueños
"Solo al soñar tenemos libertad, siempre fue así; y siempre así será".
La felicidad está en los corazones puros
"Muéstrame un corazón que esté libre de necios sueños, y te enseñaré a un hombre feliz".
Nuestra identidad es nuestro mayor bien
"Todos necesitamos ser aceptados, pero tenéis que entender que vuestras convicciones son vuestras. Aunque a los otros les parezcan raras o impopulares, aunque el rebaño diga 'eso no está bien' (como si estuvieran balando), deben encontrar su propio paso, su propia manera de caminar, en cualquier dirección, como quieran, sea ridícula, orgullosa, como sea".
Aprovecha el instante
"Toma las rosas mientras puedas; veloz el tiempo vuela, la misma flor que hoy admiras mañana estará muerta".
La poesía es una necesidad humana
"Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería... son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos".
Sé el dueño de tu vida"Oh, vivo para ser amo de la vida, no un esclavo".
Elige el camino correcto
"Robert Frost dijo: dos caminos se abrieron ante mí, pero tomé el menos transitado y eso marcó la diferencia".
Nunca te resignes, sé cómo eres
"Chicos, debéis esforzaros por encontrar vuestra propia voz. Porque cuanto más tiempo esperéis para comenzar, menos probabilidades tendréis de encontrarla. Thoreau dijo que 'la mayoría de los hombres llevan una vida de silenciosa desesperación'. No os resignéis. ¡Fugaos! Salid. Este es el momento"
 La Película
Tradición, honor, disciplina, excelencia. Esos eran los valores de la academia Welton, una escuela de "niños bien" a la que, en la película 'El club de los poetas muertos', llegaba un nuevo profesor, John Keating (interpretado porRobin Williams), que revolucionaría la concepción de la vida de sus alumnos a través de la poesía. El filme se estrenó en 1989, descubriendo el potencial dramático de Williams y ofreciendo una lección de vida a toda una generación. 


Película completa




Imágenes

Robin Williams


(Chicago, Illinois, 21 de julio de 1951 California, Cayo Paraíso, 11 de agosto de 2014), fue un actor y comediante estadounidense. Ganador de un Óscar y cinco Globos de Oro.